sábado, 25 de septiembre de 2010

thenevertold


Cuando todo pierde su sentido es muy difícil encontrar el camino a casa. Caminas, despacio, observando cada minucioso detalle que encuentras mientras andas por si encuentras una pista que te devuelva de nuevo a casa. Árboles, más árboles.. tres o cuatro arbustos a cada lado de la acera, y ahí está de nuevo. Es el pequeño punto de luz que lleva siguiéndote desde que te perdiste donde no te puedes encontrar. No sabes lo que es.. pero te inspira cierta confianza, es como si cuidase de tí, como si alguien, desde aquella estrella, estuviese vigilando cada paso en falso que das hacía tu camino a ninguna parte. Lo miras pero no hace más que brillar, de la misma manera y con la misma luz e intensidad, en el mismo lugar en el horizonte. Después de unos minutos te obligas a dejarla de mirar, porque sigue siendo simplemente una estrella más que posiblemente hayas confundido una y otra vez con otra distinta, pensando que era la misma... sigues caminando. Una o dos horas pasaron ya desde que decidiste dejar de pensar, solo caminar. Cuando recobras tu consciencia, bueno, lo de recobrar es un decir, lentamente diriges tu cabeza y miras hacía la parte más baja del cielo un poco a la izquierda, no, un poco más, al centro.. ahí. Pero ¿sabes qué? No había nada. Por mucho que la buscas ya no la encuentras. En ese momento te das cuenta de lo importante que era la presencia de aquel punto de luz en tu camino. Te estás desesperando y piensas que no puedes controlar nada en tu interior en esos instantes. Te das la vuelta, corres, corres hacia atrás sin dejar de mirar aquel punto que tenías tan fijado en tu mente.. pero por más que recorres tus pasos sigue sin aparecer. Se ha ido, el punto ya no está. Cuando te das cuenta.. te quedas quieta, parada, te sientas en el suelo en medio de tu camino. De repente sientes que un escalofrío recorre tu costado, sientes frío, mucho frío. Te sientes sola. Esa sensación que te ayudaba a seguir tu camino, tan confortable igual que misteriosa había desaparecido sin previo aviso. Intentas seguir andando, te tambaleas.. Piensas que a lo mejor es hora ya de que te acostumbres a que no iba a estar siempre ahí, o que simplemente.. la habías estado confundiendo una y otra vez mientras seguías tus pasos hacia ninguna parte.

5 comentarios:

.You smile beauty. dijo...

YA TINES UNA SEGUIDORA MAAAAAAAAAAAS!
me encnata tu blooooooog(:
TE SIGO ¿me siiguess?!
te espero por mi blooooooooooog;)
UN BESO GUAPA:)

http://yousmilebeauty.blogspot.com/http://yousmilebeauty.blogspot.com/

MAR dijo...

No es bueno a acostumbrarse a lo bueno. Ni tan poco a lo malo.

Cuando te hayas olvidado de todo eso de los puntitos, cuando menos te lo esperes... te darás cuenta de q hay uno nuevo no deja de seguirte :)

Y si no, buscate un lobo ;) jaja
Saludos.

Hayat dijo...

tiienes una seguiidora maas
me encanta ;)

May - dijo...

me gusta mucho.
te sigo.
:)

Wachimirii Cloud dijo...

me encanta el blog =)!!
te sigoo!
pasate si quieres =)
http://wachimiriicloud.blogspot.com